Dejar de ser uno mismo: El coste de la adicción

En un mundo cada vez más complejo y repleto de estímulos, en el que seguramente llevamos a cabo un montón de actividades que ocupan gran parte de nuestro tiempo, resulta necesario, y relativamente sencillo, encontrar formas de distraernos, disfrutar o cuidarnos. Es sano poder tener estos espacios en los que nos ocupamos de hacer cosas que disfrutamos y nos sientan bien: compartir con amigos, salir de fiesta, hacer ejercicio, usar el móvil, ordenador…

A veces, estas conductas empiezan a ocupar espacios que se hacen cada vez más grandes, invadiendo y anulando otras áreas de la vida de la persona (a esto lo llamamos pérdida de autonomía). Es así como podemos desarrollar una relación de dependencia con casi cualquier cosa, repitiendo constante y excesivamente alguna conducta, y entorpeciendo el desarrollo normal de las actividades que realizamos habitualmente. El malestar emocional se intensifica al perder el control y afrontar las consecuencias de ello.

adicciones

El comienzo de este artículo habla de cosas del día a día a las que nos podemos “enganchar” porque es común creer que las adicciones solo pueden desarrollarse con drogas, alcohol, juego o sexo. Sin embargo, cuando hablamos de adicciones, el criterio es más amplio: se puede abusar o perder el control no solamente con drogas u otras sustancias tóxicas; sino también con personas o incluso objetos.

Entonces, si cuando realizas una actividad, estás con alguien, o tomas alguna sustancia, empiezas a notar que cada vez hay una “necesidad” mayor, imperante de repetir o tomar más; si te notas cada vez más limitad@ en tu rutina por dedicarle más tiempo a aquello que no puedes dejar de hacer; o si has intentado dejar de hacer algo que te genera problemas y no lo has conseguido, y te sientes frustrad@ y culpable, la psicoterapia y la intervención de profesionales cualificados pueden ser un recurso de mucha ayuda.

Estar atrapad@ en una de estas situaciones es emocionalmente doloroso y muy complejo, no solo para la persona que la vive, sino también para quienes la acompañan o comparten la vida con ellos. Hay mucha desinformación y prejuicios, y a veces se cree erróneamente que la fuerza de voluntad es suficiente para cambiar.

¿En qué puede ayudar la psicoterapia con un especialista en adicciones? En primer lugar, provee de un espacio seguro y libre de prejuicios para pensar, analizar y revisar los porqués de la conducta problemática (qué la sostiene, cuáles son las ganancias primarias y secundarias de lo que se hace…); y, además, la psicoterapia proporciona un marco de referencia realista para establecer un plan de acción para conseguir un cambio duradero, dejar de estar “enganchado” y recuperar el bienestar deseado.

Cuando un solo aspecto de tu vida te controla, te domina y rige lo que haces, cómo y con quién, estableciendo cuándo salir, cuándo descansar, qué hacer y qué no… tu poder de decisión está limitado y seguramente tus relaciones personales están deteriorándose. Dejas de ser tú o, al menos, tu versión más libre y espontánea.

¡Estás a tiempo de ser la mejor versión de ti mism@! Busca acompañamiento, comprensión y un espacio donde puedas decidir cuál es tu plan para cambiar y liberarte de aquello que te domina.

Alejandro Noriega de Jesús Psicólogo especialista en adicciones, duelo migratorio y Mindfulness.